Nadie puede saber exactamente como te sientes. Puedes contarles toda tus historias, puedes describirle cada pequeño sentimiento y cada pequeño detalle. Pero ni eso será suficiente para que entiendan.